viernes, 17 de mayo de 2013

Maritoñis y pulevines




Hoy los niños no meriendan una Maritoñi y un pulevín, como sí hacían los niños granadinos de mi generación.  Dulces Maritoñi no atraviesa su mejor momento. No sé si  Puleva sigue vendiendo batidos.  Nutrexpa sigue con valentía produciendo el Cola-Cao, pero es la excepción. Lo que cada setiembre no falta son las Tortas de la Virgen, pero ya sabemos que la religión no entiende de crisis.


El viento de la crisis también sopló para bien: Se llevó el tuning, los puentes de Calatrava, el mito de quela derecha es más eficaz en economía...  Pero, puestos a arruinar, estos necios llevan a la ruína incluso nuestras infacias.

A Natalia y Lely, memoria de una Granada que no conocí

No hay comentarios:

Publicar un comentario