jueves, 18 de noviembre de 2010

Una Santa Alianza privatizadora

A los trabajadores -treinta y cinco- del Palacio de Congresos de Granada no les cabe la camisa en el cuerpo. Se acerca el final del año y ven como ni el Ayuntamiento de Granada ni la Junta de Andalucía, principales socios del consorcio que lo gestiona, incluyen en sus presupuestos para 2011 partida alguna para el sostenimiento de la institución, que se mantiene a base de consumir sus propios ingresos, dado que ni Junta ni Ayuntamiento han cumplido con sus aportaciones desde hace tres años y entre ambas deben 2'3 millones de euros al consorcio. A los trabajadores nadie les da garantías de que en enero se puedan pagar sus nóminas, y se ven abocados a una privatización en la que Partido Popular y PSOE han unido sus fuerzas, sin atisbo de confrontación, cada uno por intereses distintos.

Hoy Francisco Puentedura, portavoz municipal de IU y miembro de la Junta General del Consorcio del Palacio de Congresos ha denunciado que se deje de gestionar desde lo público una institucion que ha repercutido en unos 12 millones de euros anuales de actividad económica para la ciudad de Granada, según informes del propio Palacio, y ha generado mas de 10.000 visitantes a lo largo de este año.

Es un negocio que en manos de empresarios privados del sector hotelero y hostelero es un caramelo, pues permite dirrigir usuarios de la actividad congresual -a quienes hay que alojar y dar de comer- a hoteles y restaurantes propios. Entre los trabajadores se da por hecho que todo está bien atado para poner la gestión del Palacio en manos del Grupo Abades, en el que el secretario de Estado de Cooperación Territorial Gaspar Zarrías al parecer tiene algo más que mano y que ha prosperado notablemente a la sombra del poder socialista andaluz. Eso explicaría el interés de la Junta y del Grupo Municipal Socialista en la privatización, mientras para el equipo de gobierno municipal supondría librarse de otro marrón económico más.

Ambos partidos demuestran así la forma que tienen de defender y promover las escasas fuentes de riqueza y empleo que tiene la ciudad.

Foto: Javier Algarra

No hay comentarios:

Publicar un comentario