jueves, 11 de noviembre de 2010

Treinta años no es nada

Ante la falta de liquidez para abordar inversiones la Junta de Andalucía ha decidido atender a las promesas más difíciles de eludir recurriendo a una nueva forma de redactar presupuestos que más se parece a una carta a los Reyes Magos que a la contabilidad de toda la vida. Todo se confía a unas hipotéticas aportaciones privadas para llegar adonde la Administración no puede, y se ofrecen a las promotoras modelos de colaboración tipo "tú empieza que yo ya te pago cuando pueda". En Granada ya se empieza a aplicar en las infraestructuras y en las conmemoraciones, pues el Milenio confía un 85% de su presupuesto a supuestas aportaciones externas.

Por mucho que Griñán haya metido a sus consejeros a comerciales para que busquen dinero donde sea, la posibilidad de captar fondos del sector privado tal como están las cosas genera escepticismos dentro de la propia Administración. No es de extrañar que el subconsciente traicionara al funcionario que redactó el anuncio aparecido en la prensa sobre la licitación de la futura autovía A-308 Iznalloz-Darro, fijando el plazo de ejecución en ¡30 años!.

Uno supone que se trata de un error, y que donde se habla de años se trata de meses, pero al responder a la pregunta de un periodista la delegada del Gobierno Andaluz María José Sánchez acabó de liarla y dijo que suponía que se refería ¡al plazo de pago!. Atención a quienes trabajan para la Administración: Desde ahora cobraréis según el modelo de 30-60-90... años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario